Skip to main content

Kazzum http://www.kazzum.org

We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).

Nat Eek’s ObituaryNat-Eek-books

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).

Nat Eek’s ObituaryNat-Eek-books

 

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).Nat-Eek-books

Nat Eek’s Obituary

 

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).Nat-Eek-books

Nat Eek’s Obituary

 

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).

Nat Eek’s ObituaryNat-Eek-books

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).Nat-Eek-books

Nat Eek’s Obituary

 

 

 

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).

Nat Eek’s ObituaryNat-Eek-books

 

 

 

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).

Nat Eek’s ObituaryNat-Eek-books

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).

Nat Eek’s ObituaryNat-Eek-books

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).

Nat Eek’s ObituaryNat-Eek-books

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).

Nat Eek’s ObituaryNat-Eek-books

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público,
supuso un palpable avance en la calidad y rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).

Nat Eek’s ObituaryNat-Eek-books

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público,
supuso un palpable avance en la calidad y rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, supuso un palpable avance en la calidad y rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).

Nat Eek’s ObituaryNat-Eek-books

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público,
supuso un palpable avance en la calidad y rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, supuso un palpable avance en la calidad y rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, supuso un palpable avance en la calidad y rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia
We would like to honor the memory of Nat Eek, who passed away this April.

He was president of ASSITEJ from 1972-1975 and became Honorary President in 1984.

Nat Eek was one of the best Friends of ASSITEJ, not only because of his contributions to the ASSITEJ award, but also for having compiled the history of ASSITEJ in these three volumes: Discovering a New Audience for Theatre (1965-1975), Expanding the New Audience for Theatre (1976-1990), Maintaining The New Audience for Theatre (1991-2005).

Nat Eek’s ObituaryNat-Eek-books

Friends of ASSITEJ are not only those who have given a financial contribution.

The Friends of ASSITEJ are people who have remained in contact with our association and its activities, people who have never stopped collaborating and being a part of ASSITEJ.

If you want to meet the Friends of ASSITEJ, click here!

Friends of ASSITEJ is looking to become a continuous campaign and is linked directly to support the Next Generation Program.

There is a great future ahead for this Next Generation Program, but we still need your help to support emerging artists.

Thank you to all those who have been a Friend of ASSITEJ throughout the years!

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público,
supuso un palpable avance en la calidad y rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, supuso un palpable avance en la calidad y rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por Luis Matilla

Con el comienzo del nuevo siglo Assitej-España experimentó un profundo cambio generacional. La llegada de  jóvenes profesionales del teatro para niños portadores de ideas renovadoras y problemáticas comprometidas con  la sociedad en la que viLuis-Matillave y se desarrolla nuestro joven público, supuso un palpable avance en la calidad y rigor de las artes escénicas dirigidas a la infancia y la juventud.

La interacción entre autores/as, intérpretes y directoras/es que iniciaron su andadura en la década de los setenta con jóvenes incorporados a la escena  recientemente, ha permitido la exploración de temáticas vedadas  durante los años en los que la censura imponía sus rígidos criterios. En unos encuentros teatrales desarrollados en la ciudad de Granada, los profesionales allí reunidos llegamos a la conclusión de que no existían temas tabú en el teatro dirigidos a las primeras edades, sino tratamientos inadecuados en el desarrollo de los conflictos, así como una carencia de nuevas formas contemporáneas en la mayoría de las producciones.

Actualmente se representan obras vinculadas a las problemáticas sociales existentes en el mundo que intentan paliar la visión con los que los medios de comunicación nos bombardean habitualmente. Numerosos montajes ofrecen a los espectadores visiones poéticas, innovadoras y divergentes de aquellos conflictos a los que se enfrentan los adolescentes de nuestras sociedades.

Los espectáculos de danza que algunas compañías presentaron en los últimos años han situado a la audiencia infantil  ante nuevos lenguajes expresivos poseedores de  estimables niveles de calidad. También hemos de referirnos al evidente avance del teatro de títeres ofrecidos por  compañías que han ido evolucionando no solo su técnica, sino también el concepto artístico y constructivo de sus personajes.

En unos momentos de evidentes dificultades económicas, profundos recortes y desproporcionadas cargas fiscales a las artes escénicas, los profesionales de nuestro teatro para la infancia y la juventud han sabido resistir y demostrar  el valor del arte del teatro en la formación de la sensibilidad artística. Este desafío del sector está siendo reconocido por numerosos padres que cada vez de un modo más asiduo, acuden con sus hijos a los locales que ofrecen espectáculos de calidad  dirigidos a las primeras edades. (I)

Sin lugar a dudas nos queda mucho camino por recorrer, sin embargo confiamos que en los próximos 50 años la cooperación entre todos los centros nacionales que componen ASSITEJ  sea cada vez más estrecha, con objeto de lograr la necesaria interacción y conocimiento  de los nuevos lenguajes teatrales que las jóvenes generaciones están ofreciendo en sus respectivos países.

 (I)  Párrafo optativo

La publicación por parte de ASSITEJ-España de una extensa colección de textos teatrales, unida  a la labor de otras editoriales, ha permitido dar a conocer a numerosas autoras y autores de las nuevas generaciones, facilitando la lectura de sus obras en un amplio número de centros educativos del país.


 

¿Diálogo intergeneracional? ¿En el teatro?

Por *Jesús campos García

Tener algo que decir, sentir la necesidad de contarlo, saber a quién quieres decírselo y encontrar el modo de hacerlo es el cauce por el que se conduce toda comunicación. También la creativa, también la dramática, también la infantil. Solo en dos ocasiones, a lo largo de mi quehacer autoral, me he dirigido por esos cauces a un receptor infantil. Específicamente infantil. Pues soy de los que creen que cualquier obra de adultos puede despertar el interés en espectadores de menos edad. Y doy fe de ello. En una ocasión, por circunstancias más o menos rocambolescas, un grupo de alumnos, con su profesor al frente, vino a ver la menos infantil de mis obras, Es mentira, pesadilla en la que unas ratas gigantes acababan fusilando a la protagonista. La atención con que aquellos niños asistieron a la representación (estaban petrificados) desmonta cualquier argumento con el que se pretenda defender la necesidad de un teatro específicamente infantil. Y aquí invertiría los términos: ¿por qué las obras infantiles no pueden ser igualmente interesantes para un público adulto?

En el 76-78 (Transición de la dictadura a la democracia) había mucho que decir y sentía la necesidad de contarlo. Y como, por otra parte, se daba la circunstancia de que mis hijos estaban en la edad de ser infantiles, traté de escenificárselo con las estrategias que consideré más adecuadas. No éramos enanos, éramos gigantes. Y esto era algo que había que tener claro si no queríamos ser manipulados. La Madrasta, la Reina, en definitiva, el poder quería que los enanitos trabajaran en la mina de diamantes, para así aumentar su belleza, o su riqueza, en vez de dejarles que extrajeran carbón con el que calentarse. La inocencia de Blancanieves o la llegada de un Príncipe Lejano que venía informado de otras realidades completarían la traslación del cuento tradicional a la nueva obra Blancanieves y los 7 enanitos gigantes, en la que se escenificaba la resistencia y el enfrentamiento ante el enemigo interior.

Pasaron muchos años, y también mucha vida, para que fueran otras las historias que podía contar, que sentía la necesidad de contar. La droga, que me había golpeado de cerca, era la cuestión con la que me dirigía de nuevo a un público infantil –en esta ocasión mis nietos–, y San Jorge y el Dragón la leyenda popular que utilicé como soporte para fabularla. La ciudad acosada por un dragón que habita en las alcantarillas entrega como tributo a sus jóvenes, tratando así de mantener un cierto equilibrio entre la pestilencia y la pujanza económica que generan tales negocios. Requerido San Jorge para que venga en su auxilio, este pretexta estar muy ocupado matando a sus propios dragones, y aconseja que actúen sin esperar a que nadie vaya a salvarles, pues todos debemos esforzarnos en la defensa de nuestra propia ciudad. Finalmente, cuando, tras muerte de la protagonista, sus amigos esperan que, como suele ocurrir en los cuentos, se produzca el milagro y todo acabe con final feliz, estos entenderán, muy a su pesar, que eso aquí no va a pasar porque la droga no es un cuento.

Y no hubo una tercera ocasión, aunque a veces lo haya intentado; pero, o no tuve clara la necesidad de decir o no tuve claro a quién me dirigía. Escribir orgánicamente conlleva estos problemas. Decir, por tanto, que con mi trabajo haya podido contribuir al diálogo intergeneracional me parecería un exceso. Ni aun habiendo escrito cientos de obras infantiles lo diría.

El teatro escrito por adultos para niños o jóvenes establece una comunicación, pero no un diálogo. El diálogo requiere reciprocidad. Que también los adultos seamos receptores de las dramatizaciones con las que ellos expresen sus emociones. Hace años que un grupo de autores de la AAT (Asociación de Autores de Teatro) vamos por institutos animando a los alumnos a que se prueben en la escritura teatral, como ya lo hacen de forma natural con la narrativa. Cuando todos seamos emisores y receptores, podrá hablarse de diálogo. Un diálogo desigual, pero no baldío.

Allá por los 70, una niña, de apenas catorce años, cuidaba de mis hijos –que entonces tendrían entre cinco y nueve años– cuando bajaban a la playa. Esto en los veranos, pero al parecer en los inviernos, como luego se verá, debía trabajar en otras casas en faenas más “laborales”.  La niña –cuánto siento no recordar su nombre–, cuando supo que yo escribía teatro, tuvo la tentación de hacerlo ella también y, sin escribirla –que a saber si sabía–, inventó una escena que memorizó con mi hija. Ella sería la criada y mi hija la señora. Aún me asombro al recordar cómo no se fue por las ramas con cuentos y fantasías, sino que se ciñó a su realidad más inmediata. La criadita, escoba en mano, barría nerviosa y agobiada temiendo la llegada de la señora porque, según decía, aún lo tenía todo por hacer. Y, efectivamente, cuando llegaba la señora, esta se ponía a gritarle por lo sucio y desordenado que estaba todo. Asistir a aquella representación casera es lo más cerca que he estado nunca del diálogo intergeneracional. La obra finalizaba con la rebelión de la criada, que tiraba la escoba y salía gritando: “Mierda pa’ la escoba y el ama”.

*Autor teatral, Premio Nacional de Literatura Dramática, presidente de la AAT (Asociación de Autores de Teatro, con la que Assitej España realiza acciones conjuntas). La mayor parte de su ingente obra, se dirige a los adultos, pero ha hecho dos incursiones en el teatro para público infantil, Blancanieves y los 7 enanitos gigantes y La fiera corrupia
Revista anual que desarrolla un tema específico y que se nutre de contribuciones de escritores y artistas de todo el mundo. La edición es bilingüe, en inglés y otro idioma que varía de año en año.

Para el periodo 2012 – 2014, ASSITEJ propuso un ciclo de 3 años, enfocándose en “De cara a la sociedad” (2012), “De cara al artista” (2013), y “De cara al público” (2014). Cuando se publicó la primera edición, en ocasión del Festival Kijimuna en Okinawa, Japón, el terremoto dramático y desastre nuclear de Fukushima había ocurrido unos meses antes. Es por esto que está principalmente dedicada a la manera en que pueden reaccionar los artistas, y ayudar a los niños a sobrepasar. Esta reflexión está ligada al concept Japonés de “Nushi gusui”: Medicina para la vida.

“De cara al artista,” fue diseñada en Austria en ocasión del Festival Shäxpir en Junio 2013, y publicada en Inglés y Francés para celebrar el regreso de éste país a ASSITEJ. Propone un panel de artículos, que cuestionan las prácticas artísticas en el campo del teatro para público joven, desde la perspectiva de los dramaturgos, gestores e intérpretes.

“De cara al público” fue lanzada en Polaco e Inglés, en el 18 Congreso Mundial ASSITEJ, en el marco del Festival Korczak 2014 en Varsovia, y sucesivamente fue traducida al Ruso. Los artículos exploran las relaciones entre el escenario y el público en distintas formas, reflejando cuestiones culturales y sociales sobre niños y sus padres alrededor del mundo.

La revista de 2015 será publicada en ocasión del Festival Augenblick mal! en Berlín en Abril, como primer número del ciclo: “Un paso más allá.”

2015

“One step beyond, intergenerational exchange”

Edición especial 50 aniversario

 

2014

“Facing the audience”

Polish / English version

“Facing the audience”

Polish / Russian version

2013 Facing the Artists

2012 Facing Society

2011 Building Bridges Crossing Borders


En la mañana del 12 de mayo, quedó electo el nuevo Comité  ejecutivo  del Centro Cubano de la ASSITEJ (Asociación de Teatro para la Infancia y la Juventud) que regirá este mandato hasta el año 2019.

La asamblea, que contó con la presencia de directores de los grupos habaneros miembros de ASSITEJ, y de representantes de casi todas las provincias del país (excepto Las Tunas y Cienfuegos) decidió por votación secreta y directa ratificar para el cargo de Presidenta a la dramaturga, investigadora y crítica teatral Esther Suárez Durán, como Vice presidentes: Armando Morales. Director del Teatro Nacional de Guiñol y Erduyn Maza, Director general de Teatro La Proa y como miembros: Arneldy Cejas, Director artístico de Teatro La Proa y Juan González

Fiffe, Director General y artístico del Grupo de Teatro Callejero Andante. Anterior a la votación el Comité Ejecutivo saliente leyó el Informe de los resultados de la organización durante el cuatrienio que finaliza y se provocó un productivo intercambio entre los asistentes e invitados, con miras a mejorar el Teatro para Niños y Jóvenes que hacemos En horas de la tarde el nuevo Comité Ejecutivo realizó su primera reunión y trazó líneas de trabajo que ya están en marcha


 

Regresó Teatro La Proa, de exitosa gira por México

El espectáculo titiritero Burrerías, de Teatro La Proa, recorrió durante un mes el estado mexicano de Yucatán, cumplimentando una invitación hecha por la Asociación Civil Creando y Titereando (CREATI) y en coordinación con UNIMA México Zona Sureste.

El grupo habanero se presentó en escuelas, bibliotecas públicas y teatros. La función de cierre se realizó en Fábula, la casa de los títeres, de la ciudad Mérida, un espacio que dirige el maestro y titiritero Federico Cauich Rosado, quien ha visitado Cuba en más de veinte ocasiones, siete de ellas asistiendo al Taller Internacional de Títeres de Matanzas (TITIM). En la pasada edición de este evento, los integrantes de CREATI, conocieron a Teatro La Proa, y desde entonces se proyectó este encuentro que se hizo realidad en días recientes.

Blanca Felipe Rivero, dramaturga y asesora teatral impartió el taller Análisis de la dramaturgia titiritera, a integrantes de UNIMA México y Erduyn Maza, director general de Teatro La Proa, presentó a profesionales mexicanos, una clase demostrativa de animación de títeres de varillas.

Los cubanos asistieron como invitados especiales al Homenaje a la maestra titiritera Virginia (Vicky) Ruano, ofrecido por la UNIMA de México, resaltando su larga trayectoria artística.

La gira incluyó presentaciones y donaciones de textos titiriteros en los lugares donde subió a escena Burrerías. Una réplica de Mowgli, simbólico personaje de Teatro La Proa, fue donado por su creador Arneldy Cejas y habita desde ahora representando a los títeres de nuestra isla, entre los ejemplares expositivos de Fábula, la casa de los títeres


 

Teatro Papalote Cumple 53 años

Este domingo, 21 de junio, el grupo Papalote de Matanzas arriba al aniversario 53 de su fundación, que celebran con el inicio de una gran Fiesta Titiritera que abarcará todo el verano.

En la misma se presentarán obras del nutrido repertorio de la agrupación, y están invitados colectivos como el Teatro de la Proa (La Habana), D´Sur (Unión de Reyes) e Icarón (Matanzas), con obras dirigidas a los niños que podrán ser vistas los sábados y domingos, a las 10 de la mañana. Pero no sólo celebrarán con los niños yumurinos, pues cuentan con una amplia programación en municipios, así como las habituales presentaciones veraniegas en el Guiñol Nacional.

A lo largo de más de medio siglo de labor, Papalote se ha situado en la vanguardia titiritera cubana, con una visión renovadora y una mirada siempre atenta a la comunidad, el niño y el arte contemporáneos. Decenas de obras han sido estrenadas en su histórico escenario de Daoiz 83; se suceden las exposiciones en su galería La Unión; un domingo al mes convoca a su proyecto sociocultural La Calle de los Títeres. Allí se generan eventos como el Taller  Internacional  de Títeres, la temporada de Narices Rojas y la acción pedagógica Estudio de Primavera, entre muchos otros.

Con el aniversario 53 de Papalote se festeja también la apertura permanente de su sala teatral a un público considerado, gracias a esa constancia, como el más conocedor de teatro de títeres en el país. Pero, sobre todo, se celebra a las muchas personas que han sido parte de ese colectivo o han estado vinculadas a él, haciendo posible la creación artística: titiriteros, técnicos, diseñadores, músicos, atrezistas, personal de servicio, diseñadores, administrativos, escritores, críticos, familiares y amigos, sin los cuales no es posible este arte.
En la mañana del 12 de mayo, quedó electo el nuevo Comité  ejecutivo  del Centro Cubano de la ASSITEJ (Asociación de Teatro para la Infancia y la Juventud) que regirá este mandato hasta el año 2019.

La asamblea, que contó con la presencia de directores de los grupos habaneros miembros de ASSITEJ, y de representantes de casi todas las provincias del país (excepto Las Tunas y Cienfuegos) decidió por votación secreta y directa ratificar para el cargo de Presidenta a la dramaturga, investigadora y crítica teatral Esther Suárez Durán, como Vice presidentes: Armando Morales. Director del Teatro Nacional de Guiñol y Erduyn Maza, Director general de Teatro La Proa y como miembros: Arneldy Cejas, Director artístico de Teatro La Proa y Juan González

Fiffe, Director General y artístico del Grupo de Teatro Callejero Andante. Anterior a la votación el Comité Ejecutivo saliente leyó el Informe de los resultados de la organización durante el cuatrienio que finaliza y se provocó un productivo intercambio entre los asistentes e invitados, con miras a mejorar el Teatro para Niños y Jóvenes que hacemos En horas de la tarde el nuevo Comité Ejecutivo realizó su primera reunión y trazó líneas de trabajo que ya están en marcha


 

Regresó Teatro La Proa, de exitosa gira por México

El espectáculo titiritero Burrerías, de Teatro La Proa, recorrió durante un mes el estado mexicano de Yucatán, cumplimentando una invitación hecha por la Asociación Civil Creando y Titereando (CREATI) y en coordinación con UNIMA México Zona Sureste.

El grupo habanero se presentó en escuelas, bibliotecas públicas y teatros. La función de cierre se realizó en Fábula, la casa de los títeres, de la ciudad Mérida, un espacio que dirige el maestro y titiritero Federico Cauich Rosado, quien ha visitado Cuba en más de veinte ocasiones, siete de ellas asistiendo al Taller Internacional de Títeres de Matanzas (TITIM). En la pasada edición de este evento, los integrantes de CREATI, conocieron a Teatro La Proa, y desde entonces se proyectó este encuentro que se hizo realidad en días recientes.

Blanca Felipe Rivero, dramaturga y asesora teatral impartió el taller Análisis de la dramaturgia titiritera, a integrantes de UNIMA México y Erduyn Maza, director general de Teatro La Proa, presentó a profesionales mexicanos, una clase demostrativa de animación de títeres de varillas.

Los cubanos asistieron como invitados especiales al Homenaje a la maestra titiritera Virginia (Vicky) Ruano, ofrecido por la UNIMA de México, resaltando su larga trayectoria artística.

La gira incluyó presentaciones y donaciones de textos titiriteros en los lugares donde subió a escena Burrerías. Una réplica de Mowgli, simbólico personaje de Teatro La Proa, fue donado por su creador Arneldy Cejas y habita desde ahora representando a los títeres de nuestra isla, entre los ejemplares expositivos de Fábula, la casa de los títeres


 

Teatro Papalote Cumple 53 años

Este domingo, 21 de junio, el grupo Papalote de Matanzas arriba al aniversario 53 de su fundación, que celebran con el inicio de una gran Fiesta Titiritera que abarcará todo el verano.

En la misma se presentarán obras del nutrido repertorio de la agrupación, y están invitados colectivos como el Teatro de la Proa (La Habana), D´Sur (Unión de Reyes) e Icarón (Matanzas), con obras dirigidas a los niños que podrán ser vistas los sábados y domingos, a las 10 de la mañana. Pero no sólo celebrarán con los niños yumurinos, pues cuentan con una amplia programación en municipios, así como las habituales presentaciones veraniegas en el Guiñol Nacional.

A lo largo de más de medio siglo de labor, Papalote se ha situado en la vanguardia titiritera cubana, con una visión renovadora y una mirada siempre atenta a la comunidad, el niño y el arte contemporáneos. Decenas de obras han sido estrenadas en su histórico escenario de Daoiz 83; se suceden las exposiciones en su galería La Unión; un domingo al mes convoca a su proyecto sociocultural La Calle de los Títeres. Allí se generan eventos como el Taller  Internacional  de Títeres, la temporada de Narices Rojas y la acción pedagógica Estudio de Primavera, entre muchos otros.

Con el aniversario 53 de Papalote se festeja también la apertura permanente de su sala teatral a un público considerado, gracias a esa constancia, como el más conocedor de teatro de títeres en el país. Pero, sobre todo, se celebra a las muchas personas que han sido parte de ese colectivo o han estado vinculadas a él, haciendo posible la creación artística: titiriteros, técnicos, diseñadores, músicos, atrezistas, personal de servicio, diseñadores, administrativos, escritores, críticos, familiares y amigos, sin los cuales no es posible este arte.
En la mañana del 12 de mayo, quedó electo el nuevo Comité  ejecutivo  del Centro Cubano de la ASSITEJ (Asociación de Teatro para la Infancia y la Juventud) que regirá este mandato hasta el año 2019.

La asamblea, que contó con la presencia de directores de los grupos habaneros miembros de ASSITEJ, y de representantes de casi todas las provincias del país (excepto Las Tunas y Cienfuegos) decidió por votación secreta y directa ratificar para el cargo de Presidenta a la dramaturga, investigadora y crítica teatral Esther Suárez Durán, como Vice presidentes: Armando Morales. Director del Teatro Nacional de Guiñol y Erduyn Maza, Director general de Teatro La Proa y como miembros: Arneldy Cejas, Director artístico de Teatro La Proa y Juan González

Fiffe, Director General y artístico del Grupo de Teatro Callejero Andante. Anterior a la votación el Comité Ejecutivo saliente leyó el Informe de los resultados de la organización durante el cuatrienio que finaliza y se provocó un productivo intercambio entre los asistentes e invitados, con miras a mejorar el Teatro para Niños y Jóvenes que hacemos En horas de la tarde el nuevo Comité Ejecutivo realizó su primera reunión y trazó líneas de trabajo que ya están en marcha


 

Regresó Teatro La Proa, de exitosa gira por México

El espectáculo titiritero Burrerías, de Teatro La Proa, recorrió durante un mes el estado mexicano de Yucatán, cumplimentando una invitación hecha por la Asociación Civil Creando y Titereando (CREATI) y en coordinación con UNIMA México Zona Sureste.

El grupo habanero se presentó en escuelas, bibliotecas públicas y teatros. La función de cierre se realizó en Fábula, la casa de los títeres, de la ciudad Mérida, un espacio que dirige el maestro y titiritero Federico Cauich Rosado, quien ha visitado Cuba en más de veinte ocasiones, siete de ellas asistiendo al Taller Internacional de Títeres de Matanzas (TITIM). En la pasada edición de este evento, los integrantes de CREATI, conocieron a Teatro La Proa, y desde entonces se proyectó este encuentro que se hizo realidad en días recientes.

Blanca Felipe Rivero, dramaturga y asesora teatral impartió el taller Análisis de la dramaturgia titiritera, a integrantes de UNIMA México y Erduyn Maza, director general de Teatro La Proa, presentó a profesionales mexicanos, una clase demostrativa de animación de títeres de varillas.

Los cubanos asistieron como invitados especiales al Homenaje a la maestra titiritera Virginia (Vicky) Ruano, ofrecido por la UNIMA de México, resaltando su larga trayectoria artística.

La gira incluyó presentaciones y donaciones de textos titiriteros en los lugares donde subió a escena Burrerías. Una réplica de Mowgli, simbólico personaje de Teatro La Proa, fue donado por su creador Arneldy Cejas y habita desde ahora representando a los títeres de nuestra isla, entre los ejemplares expositivos de Fábula, la casa de los títeres


 

Teatro Papalote Cumple 53 años

Este domingo, 21 de junio, el grupo Papalote de Matanzas arriba al aniversario 53 de su fundación, que celebran con el inicio de una gran Fiesta Titiritera que abarcará todo el verano.

En la misma se presentarán obras del nutrido repertorio de la agrupación, y están invitados colectivos como el Teatro de la Proa (La Habana), D´Sur (Unión de Reyes) e Icarón (Matanzas), con obras dirigidas a los niños que podrán ser vistas los sábados y domingos, a las 10 de la mañana. Pero no sólo celebrarán con los niños yumurinos, pues cuentan con una amplia programación en municipios, así como las habituales presentaciones veraniegas en el Guiñol Nacional.

A lo largo de más de medio siglo de labor, Papalote se ha situado en la vanguardia titiritera cubana, con una visión renovadora y una mirada siempre atenta a la comunidad, el niño y el arte contemporáneos. Decenas de obras han sido estrenadas en su histórico escenario de Daoiz 83; se suceden las exposiciones en su galería La Unión; un domingo al mes convoca a su proyecto sociocultural La Calle de los Títeres. Allí se generan eventos como el Taller  Internacional  de Títeres, la temporada de Narices Rojas y la acción pedagógica Estudio de Primavera, entre muchos otros.

Con el aniversario 53 de Papalote se festeja también la apertura permanente de su sala teatral a un público considerado, gracias a esa constancia, como el más conocedor de teatro de títeres en el país. Pero, sobre todo, se celebra a las muchas personas que han sido parte de ese colectivo o han estado vinculadas a él, haciendo posible la creación artística: titiriteros, técnicos, diseñadores, músicos, atrezistas, personal de servicio, diseñadores, administrativos, escritores, críticos, familiares y amigos, sin los cuales no es posible este arte.
En la mañana del 12 de mayo, quedó electo el nuevo Comité  ejecutivo  del Centro Cubano de la ASSITEJ (Asociación de Teatro para la Infancia y la Juventud) que regirá este mandato hasta el año 2019.

La asamblea, que contó con la presencia de directores de los grupos habaneros miembros de ASSITEJ, y de representantes de casi todas las provincias del país (excepto Las Tunas y Cienfuegos) decidió por votación secreta y directa ratificar para el cargo de Presidenta a la dramaturga, investigadora y crítica teatral Esther Suárez Durán, como Vice presidentes: Armando Morales. Director del Teatro Nacional de Guiñol y Erduyn Maza, Director general de Teatro La Proa y como miembros: Arneldy Cejas, Director artístico de Teatro La Proa y Juan González

Fiffe, Director General y artístico del Grupo de Teatro Callejero Andante. Anterior a la votación el Comité Ejecutivo saliente leyó el Informe de los resultados de la organización durante el cuatrienio que finaliza y se provocó un productivo intercambio entre los asistentes e invitados, con miras a mejorar el Teatro para Niños y Jóvenes que hacemos En horas de la tarde el nuevo Comité Ejecutivo realizó su primera reunión y trazó líneas de trabajo que ya están en marcha


 

Regresó Teatro La Proa, de exitosa gira por México

El espectáculo titiritero Burrerías, de Teatro La Proa, recorrió durante un mes el estado mexicano de Yucatán, cumplimentando una invitación hecha por la Asociación Civil Creando y Titereando (CREATI) y en coordinación con UNIMA México Zona Sureste.

El grupo habanero se presentó en escuelas, bibliotecas públicas y teatros. La función de cierre se realizó en Fábula, la casa de los títeres, de la ciudad Mérida, un espacio que dirige el maestro y titiritero Federico Cauich Rosado, quien ha visitado Cuba en más de veinte ocasiones, siete de ellas asistiendo al Taller Internacional de Títeres de Matanzas (TITIM). En la pasada edición de este evento, los integrantes de CREATI, conocieron a Teatro La Proa, y desde entonces se proyectó este encuentro que se hizo realidad en días recientes.

Blanca Felipe Rivero, dramaturga y asesora teatral impartió el taller Análisis de la dramaturgia titiritera, a integrantes de UNIMA México y Erduyn Maza, director general de Teatro La Proa, presentó a profesionales mexicanos, una clase demostrativa de animación de títeres de varillas.

Los cubanos asistieron como invitados especiales al Homenaje a la maestra titiritera Virginia (Vicky) Ruano, ofrecido por la UNIMA de México, resaltando su larga trayectoria artística.

La gira incluyó presentaciones y donaciones de textos titiriteros en los lugares donde subió a escena Burrerías. Una réplica de Mowgli, simbólico personaje de Teatro La Proa, fue donado por su creador Arneldy Cejas y habita desde ahora representando a los títeres de nuestra isla, entre los ejemplares expositivos de Fábula, la casa de los títeres


 

Teatro Papalote Cumple 53 años

Este domingo, 21 de junio, el grupo Papalote de Matanzas arriba al aniversario 53 de su fundación, que celebran con el inicio de una gran Fiesta Titiritera que abarcará todo el verano.

En la misma se presentarán obras del nutrido repertorio de la agrupación, y están invitados colectivos como el Teatro de la Proa (La Habana), D´Sur (Unión de Reyes) e Icarón (Matanzas), con obras dirigidas a los niños que podrán ser vistas los sábados y domingos, a las 10 de la mañana. Pero no sólo celebrarán con los niños yumurinos, pues cuentan con una amplia programación en municipios, así como las habituales presentaciones veraniegas en el Guiñol Nacional.

A lo largo de más de medio siglo de labor, Papalote se ha situado en la vanguardia titiritera cubana, con una visión renovadora y una mirada siempre atenta a la comunidad, el niño y el arte contemporáneos. Decenas de obras han sido estrenadas en su histórico escenario de Daoiz 83; se suceden las exposiciones en su galería La Unión; un domingo al mes convoca a su proyecto sociocultural La Calle de los Títeres. Allí se generan eventos como el Taller  Internacional  de Títeres, la temporada de Narices Rojas y la acción pedagógica Estudio de Primavera, entre muchos otros.

Con el aniversario 53 de Papalote se festeja también la apertura permanente de su sala teatral a un público considerado, gracias a esa constancia, como el más conocedor de teatro de títeres en el país. Pero, sobre todo, se celebra a las muchas personas que han sido parte de ese colectivo o han estado vinculadas a él, haciendo posible la creación artística: titiriteros, técnicos, diseñadores, músicos, atrezistas, personal de servicio, diseñadores, administrativos, escritores, críticos, familiares y amigos, sin los cuales no es posible este arte.
During the assembly that took place on the morning of May 12, the new Executive Committee for ASSITEJ Cuba was elected for 2015 until 2019:
President – Esther Suárez Durán

Vice-president – Armando Morales and Erduyn Maza

Board members – Arneldy Cejas and Juan González Fiffe


Teatro Papalote turned 53

The theatre group “Papalote” from the Cuban city of Matanzas turned 53, and celebrates with a wonderful Puppetry Party which will last until the end of the summer.

Papalote has managed to position itself among the avant-garde puppeteering community of Cuba throughout its work of over half a century, always holding a refreshing vision and being attentive to its community, children and contemporary art.


Teatro La Proa is back after a successful tour through Mexico.

Teatro La Proa’s puppet show Burrerías, traveled the Mexican state of Yucatan for one month, thanks to an invitation made by the Creating and Puppeteering Civil Association (CREATI) and UNIMA Mexico.

The tour included presentations and donations of puppet texts where Burrerías was presented. A replica of Teatro La Proa’s symbolic character Mowgli, was donated by its creator Arneldy Cejas to the house of puppets Fábula, where it now represents the puppets from our island.
During the assembly that took place on the morning of May 12, the new Executive Committee for ASSITEJ Cuba was elected for 2015 until 2019:
President – Esther Suárez Durán

Vice-president – Armando Morales and Erduyn Maza

Board members – Arneldy Cejas and Juan González Fiffe


Teatro Papalote turned 53

The theatre group “Papalote” from the Cuban city of Matanzas turned 53, and celebrates with a wonderful Puppetry Party which will last until the end of the summer.

Papalote has managed to position itself among the avant-garde puppeteering community of Cuba throughout its work of over half a century, always holding a refreshing vision and being attentive to its community, children and contemporary art.


Teatro La Proa is back after a successful tour through Mexico.

Teatro La Proa’s puppet show Burrerías, traveled the Mexican state of Yucatan for one month, thanks to an invitation made by the Creating and Puppeteering Civil Association (CREATI) and UNIMA Mexico.

The tour included presentations and donations of puppet texts where Burrerías was presented. A replica of Teatro La Proa’s symbolic character Mowgli, was donated by its creator Arneldy Cejas to the house of puppets Fábula, where it now represents the puppets from our island.
During the assembly that took place on the morning of May 12, the new Executive Committee for ASSITEJ Cuba was elected for 2015 until 2019:
President – Esther Suárez Durán

Vice-president – Armando Morales and Erduyn Maza

Board members – Arneldy Cejas and Juan González Fiffe


Teatro Papalote turned 53

The theatre group “Papalote” from the Cuban city of Matanzas turned 53, and celebrates with a wonderful Puppetry Party which will last until the end of the summer.

Papalote has managed to position itself among the avant-garde puppeteering community of Cuba throughout its work of over half a century, always holding a refreshing vision and being attentive to its community, children and contemporary art.


Teatro La Proa is back after a successful tour through Mexico.

Teatro La Proa’s puppet show Burrerías, traveled the Mexican state of Yucatan for one month, thanks to an invitation made by the Creating and Puppeteering Civil Association (CREATI) and UNIMA Mexico.

The tour included presentations and donations of puppet texts where Burrerías was presented. A replica of Teatro La Proa’s symbolic character Mowgli, was donated by its creator Arneldy Cejas to the house of puppets Fábula, where it now represents the puppets from our island.
During the assembly that took place on the morning of May 12, the new Executive Committee for ASSITEJ Cuba was elected for 2015 until 2019:
President – Esther Suárez Durán

Vice-president – Armando Morales and Erduyn Maza

Board members – Arneldy Cejas and Juan González Fiffe


Teatro Papalote turned 53

The theatre group “Papalote” from the Cuban city of Matanzas turned 53, and celebrates with a wonderful Puppetry Party which will last until the end of the summer.

Papalote has managed to position itself among the avant-garde puppeteering community of Cuba throughout its work of over half a century, always holding a refreshing vision and being attentive to its community, children and contemporary art.


Teatro La Proa is back after a successful tour through Mexico.

Teatro La Proa’s puppet show Burrerías, traveled the Mexican state of Yucatan for one month, thanks to an invitation made by the Creating and Puppeteering Civil Association (CREATI) and UNIMA Mexico.

The tour included presentations and donations of puppet texts where Burrerías was presented. A replica of Teatro La Proa’s symbolic character Mowgli, was donated by its creator Arneldy Cejas to the house of puppets Fábula, where it now represents the puppets from our island.
Puro Teatro is an annual Children’s Theatre Festival which takes place every summer in Mexico, from July 20-26 presenting the most representative professional theatre companies throughout theatres in the country.
This festival has been happening for 17 years now, is completely free for the general public and offers children’s theatre workshops. Organized by the theatre company La Trouppe, the Mexican Social Security Institute(IMSS), and the National Arts and Culture Council (CONACULTA), through their program “Alas y Raíces a los Niños”.



Looking Back on Next Generation in Linz 2013

by Susana Romo

In June, 2013 I had the opportunity to attend the Next Generation Program of ASSITEJ in Linz, Austria as the only representative of Mexico; I was fortunate to meet with creators for young audiences from all over the world; I returned full of dreams to accomplish, one of them to work for early childhood; I also returned willing to replicate the dialogue and to build the necessary networks in order to bring the best possible theatre for young audiences; with the impulse of my experience in Austria, two years later in June of 2015 I premiere the show “Where is Isabela?” for children from 0 to 3 years, the second or third show for babies in the country and the first in the western region; the children’s response to the experience has been beautiful, strong and enriching; families were enchanted by this integrating project of an early childhood that has been long forgotten in this country of ours.

Additionally, I celebrate that this year one of the members of the “Where is Isabela?” team is now at the Next Generation meeting organized in the same city of Linz; accompanying all the activities from the Schaxpir Festival, building new dreams and dialogues; I’m sure that Oz Jiménez will also return with vital impulses that will lead us to build a more solid theatre for babies, children and young people, and based on our community, on our country.

Next-Generation_2013
Puro Teatro is an annual Children’s Theatre Festival which takes place every summer in Mexico, from July 20-26 presenting the most representative professional theatre companies throughout theatres in the country.
This festival has been happening for 17 years now, is completely free for the general public and offers children’s theatre workshops. Organized by the theatre company La Trouppe, the Mexican Social Security Institute(IMSS), and the National Arts and Culture Council (CONACULTA), through their program “Alas y Raíces a los Niños”.



Looking Back on Next Generation in Linz 2013

by Susana Romo

In June, 2013 I had the opportunity to attend the Next Generation Program of ASSITEJ in Linz, Austria as the only representative of Mexico; I was fortunate to meet with creators for young audiences from all over the world; I returned full of dreams to accomplish, one of them to work for early childhood; I also returned willing to replicate the dialogue and to build the necessary networks in order to bring the best possible theatre for young audiences; with the impulse of my experience in Austria, two years later in June of 2015 I premiere the show “Where is Isabela?” for children from 0 to 3 years, the second or third show for babies in the country and the first in the western region; the children’s response to the experience has been beautiful, strong and enriching; families were enchanted by this integrating project of an early childhood that has been long forgotten in this country of ours.

Additionally, I celebrate that this year one of the members of the “Where is Isabela?” team is now at the Next Generation meeting organized in the same city of Linz; accompanying all the activities from the Schaxpir Festival, building new dreams and dialogues; I’m sure that Oz Jiménez will also return with vital impulses that will lead us to build a more solid theatre for babies, children and young people, and based on our community, on our country.

Next-Generation_2013
Puro Teatro is an annual Children’s Theatre Festival which takes place every summer in Mexico, from July 20-26 presenting the most representative professional theatre companies throughout theatres in the country.
This festival has been happening for 17 years now, is completely free for the general public and offers children’s theatre workshops. Organized by the theatre company La Trouppe, the Mexican Social Security Institute(IMSS), and the National Arts and Culture Council (CONACULTA), through their program “Alas y Raíces a los Niños”.



Looking Back on Next Generation in Linz 2013

by Susana Romo

In June, 2013 I had the opportunity to attend the Next Generation Program of ASSITEJ in Linz, Austria as the only representative of Mexico; I was fortunate to meet with creators for young audiences from all over the world; I returned full of dreams to accomplish, one of them to work for early childhood; I also returned willing to replicate the dialogue and to build the necessary networks in order to bring the best possible theatre for young audiences; with the impulse of my experience in Austria, two years later in June of 2015 I premiere the show “Where is Isabela?” for children from 0 to 3 years, the second or third show for babies in the country and the first in the western region; the children’s response to the experience has been beautiful, strong and enriching; families were enchanted by this integrating project of an early childhood that has been long forgotten in this country of ours.

Additionally, I celebrate that this year one of the members of the “Where is Isabela?” team is now at the Next Generation meeting organized in the same city of Linz; accompanying all the activities from the Schaxpir Festival, building new dreams and dialogues; I’m sure that Oz Jiménez will also return with vital impulses that will lead us to build a more solid theatre for babies, children and young people, and based on our community, on our country.

Next-Generation_2013
Puro Teatro is an annual Children’s Theatre Festival which takes place every summer in Mexico, from July 20-26 presenting the most representative professional theatre companies throughout theatres in the country.
This festival has been happening for 17 years now, is completely free for the general public and offers children’s theatre workshops. Organized by the theatre company La Trouppe, the Mexican Social Security Institute(IMSS), and the National Arts and Culture Council (CONACULTA), through their program “Alas y Raíces a los Niños”.



Looking Back on Next Generation in Linz 2013

by Susana Romo

In June, 2013 I had the opportunity to attend the Next Generation Program of ASSITEJ in Linz, Austria as the only representative of Mexico; I was fortunate to meet with creators for young audiences from all over the world; I returned full of dreams to accomplish, one of them to work for early childhood; I also returned willing to replicate the dialogue and to build the necessary networks in order to bring the best possible theatre for young audiences; with the impulse of my experience in Austria, two years later in June of 2015 I premiere the show “Where is Isabela?” for children from 0 to 3 years, the second or third show for babies in the country and the first in the western region; the children’s response to the experience has been beautiful, strong and enriching; families were enchanted by this integrating project of an early childhood that has been long forgotten in this country of ours.

Additionally, I celebrate that this year one of the members of the “Where is Isabela?” team is now at the Next Generation meeting organized in the same city of Linz; accompanying all the activities from the Schaxpir Festival, building new dreams and dialogues; I’m sure that Oz Jiménez will also return with vital impulses that will lead us to build a more solid theatre for babies, children and young people, and based on our community, on our country.Next-Generation_2013
Puro Teatro is an annual Children’s Theatre Festival which takes place every summer in Mexico, from July 20-26 presenting the most representative professional theatre companies throughout theatres in the country.
This festival has been happening for 17 years now, is completely free for the general public and offers children’s theatre workshops. Organized by the theatre company La Trouppe, the Mexican Social Security Institute(IMSS), and the National Arts and Culture Council (CONACULTA), through their program “Alas y Raíces a los Niños”.



Looking Back on Next Generation in Linz 2013

by Susana Romo

In June, 2013 I had the opportunity to attend the Next Generation Program of ASSITEJ in Linz, Austria as the only representative of Mexico; I was fortunate to meet with creators for young audiences from all over the world; I returned full of dreams to accomplish, one of them to work for early childhood; I also returned willing to replicate the dialogue and to build the necessary networks in order to bring the best possible theatre for young audiences; with the impulse of my experience in Austria, two years later in June of 2015 I premiere the show “Where is Isabela?” for children from 0 to 3 years, the second or third show for babies in the country and the first in the western region; the children’s response to the experience has been beautiful, strong and enriching; families were enchanted by this integrating project of an early childhood that has been long forgotten in this country of ours.

Additionally, I celebrate that this year one of the members of the “Where is Isabela?” team is now at the Next Generation meeting organized in the same city of Linz; accompanying all the activities from the Schaxpir Festival, building new dreams and dialogues; I’m sure that Oz Jiménez will also return with vital impulses that will lead us to build a more solid theatre for babies, children and young people, and based on our community, on our country.

Next-Generation_2013
Puro Teatro is an annual Children’s Theatre Festival which takes place every summer in Mexico, from July 20-26 presenting the most representative professional theatre companies throughout theatres in the country.
This festival has been happening for 17 years now, is completely free for the general public and offers children’s theatre workshops. Organized by the theatre company La Trouppe, the Mexican Social Security Institute(IMSS), and the National Arts and Culture Council (CONACULTA), through their program “Alas y Raíces a los Niños”.



Looking Back on Next Generation in Linz 2013

by Susana Romo

In June, 2013 I had the opportunity to attend the Next Generation Program of ASSITEJ in Linz, Austria as the only representative of Mexico; I was fortunate to meet with creators for young audiences from all over the world; I returned full of dreams to accomplish, one of them to work for early childhood; I also returned willing to replicate the dialogue and to build the necessary networks in order to bring the best possible theatre for young audiences; with the impulse of my experience in Austria, two years later in June of 2015 I premiere the show “Where is Isabela?” for children from 0 to 3 years, the second or third show for babies in the country and the first in the western region; the children’s response to the experience has been beautiful, strong and enriching; families were enchanted by this integrating project of an early childhood that has been long forgotten in this country of ours.

Additionally, I celebrate that this year one of the members of the “Where is Isabela?” team is now at the Next Generation meeting organized in the same city of Linz; accompanying all the activities from the Schaxpir Festival, building new dreams and dialogues; I’m sure that Oz Jiménez will also return with vital impulses that will lead us to build a more solid theatre for babies, children and young people, and based on our community, on our country.Next-Generation_2013
MexicoPuro teatro.- festival de teatro para niños que se realiza en méxico cada verano del 20 al 26 de julio presentando a las compañías profesionales mas representativas del arte teatral en diversos teatros del país. El festival se ha  realizado durante 17 años consecutivos gratuitamente para todo publico y ofreciendo talleres de teatro para niños organizado por la compañía teatral la trouppe, el instituto mexicano del seguro social, conaculta a través de alas y raíces a los niños.

 


 

Recordando Next Generation en LINZ 2013

Por Susana Romo

En Junio de 2013 tuve la oportunidad  de asistir a la convocatoria de Next Generation de ASSITEJ en Linz Austria como única representante de México, ahí tuve la fortuna de conocer creadores para jóvenes audiencias de todo el mundo, regresé llena de sueños por realizar, uno de ellos trabajar para la primera infancia, regresé también  dispuesta a replicar el diálogo y a construir las redes necesarias para tener el mejor teatro para jóvenes audiencias posible,
con ese impulso de lo vivido en Austria, dos años después en junio de este 2015 estreno el espectáculo para niños y niñas de 0 a 3 años “¿Dónde está Isabela?” ,el segundo o tercer espectáculo para bebés en el país y el primero en la región occidente, la respuesta de los niños a la experiencia ha sido bella, fuerte  y enriquecedora, las  familias se volcaron al ser un proyecto integrador de la primera infancia tan olvidada en este país nuestro.

Además celebro que este año uno de los integrantes de el equipo de “¿Dónde está Isabela?” Y de otras obras para niños de nuestro grupo se encuentre en la reunión de Next Generation organizada en la misma Linz, acompañando todas las actividades del Festival Schaxpir, construyendo nuevos sueños y dialogando, estoy segura que Oz Jiménez vendrá también con impulsos vitales que nos llevaran a construir un teatro para bebés, niños y jóvenes más sólido y fundamentado en nuestra comunidad, en nuestro país.

Next-Generation_2013